El abuelo del rock cubano explica por qué el rap se le adelantó

La Habana, 14 oct.- El triunfo de Orishas en los Grammys latinos y la nominación que recibió Equis Alfonso por su disco tributo a Benny Moré han resucitado la polémica sobre el rap y el rock. Iván Fariñas, el "abuelo del rock cubano", nos da su versión.

Tiene el cabello largo y canoso, aspecto cansado, pero hay que observar cómo cambia cuando habla del ritmo de Elvis Presley o sencillamente de música. El rostro se le enciende, la sonrisa aflora y sus manos se agitan en un fraseo interminable.

Desde hace 30 años dirige la banda Viento Solar, la más añeja en activo de su tipo en la isla, y que ha salvado frente a todos los huracanes en sus 55 años de existencia, desde que el asalto al palacio presidencial, sede del régimen de Fulgencio Batista, el 13 de marzo de 1957, le hiciera naufragar su primer concierto.

-¿Qué le parece el auge del rap en Cuba y sus triunfos internacionales?

-En los 60 el rock estaba tan extendido como el rap de hoy; claro está, en aquella época sin apoyo oficial.

Los Vampiros y Los Satélites, que eran rockeros negros mayoritariamente, reunían audiencias masivas en los antiguos clubes de la burguesía nacionalizados por la Revolución de 1959. Estaban por encima de ídolos profesionales como Luis Bravo, Danny Puga y Los astros, de Raúl Gómez.

Recuerdo personalmente al jovencísimo Juan Formell asomando la cabeza en aquellos conciertos.

Entonces ocurre la promulgación del carácter socialista de la revolución en abril de 1961, a pocas horas de la invasión de Playa Girón. Todo en Cuba (guerra fría por medio) se politizó.

El movimiento juvenil que apoyaba a la Revolución, que era mayoritario, acogió a sectores del campo y la ciudad, otrora marginados, y el rock, una música en inglés y mayoritariamente urbana, perdió fuerza, quedó marginado.

En los 80, se reconoce su existencia de manera oficial y comienzan los festivales de ese género, patrocinados por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), la Brigada Hermanos Saíz y la Unión de Jóvenes Comunistas.

-Pero el rock nuestro era algo mimético… ¿Cuándo despuntan las primeras manifestaciones nacionales?

-Desde los 60, con Los Vampiros y Los Satélites emerge un rock nacional porque el cubano tenía sed de ritmo y eso condujo a la fusión. Esos dos grupos incorporaron la percusión a sus repertorios.

Pero en sentido general con las concentraciones multitudinarias en la Plaza de la Revolución y otros lugares "la masa" toma un papel protagónico. La gente marchaba a escuchar a sus líderes y desfilaban al ritmo de la percusión; se produjo una dispersión sonora.

-¿Cómo se resolvió eso?

-Con Pello el Afrokán, el primero en tocar en fila cinco tumbadoras; el aglutinó a las masas danzarias y musicales, a la mayoría. Tenía un programa todos los lunes por la televisión, que era visto por miles de personas.

-Volvamos al rap…

-En todo hacen falta otros estímulos. Los raperos cubanos han tenido el apoyo de grandes figuras vinculadas con este género, sobre todo de los norteamericanos Harry Belafonte, Danny Glover y otros.

-Pero a Cuba han viajado y trabajado figuras del rock como Ry Cooder, David Byrne, Phil Manzanera, Bonnie Raitt…

-A todas esos que menciona les interesaba lo autóctono cubano, no el rock de la isla, Por ejemplo a Ry Cooder, le atraen ritmos como la rumba, el son, la guaracha y el guaguancó. A David Byrne, Silvio Rodríguez, Pablo milanés y los trovadores; y en Manzanera prevalecía la colaboración con el grupo Moncada.

Bonnie Raitt llegó cuando el encuentro Music Bridges y dijo que le gustaba Benny Moré, pero cuando regresó quiso hacer un remedo del Buena Vista Social Club y no se cómo le habrá salido.

-¿Qué piensa del papel del rock cubano?

-Ha sido importante y te voy a mencionar nombres. Grupos como Síntesis, Havana, Zeus, Extraño corazón, Anima Mundi y el mío Viento Solar, entre otros, podrían competir con lo más granado del rock latino.

Incluso Síntesis ganó una nominación a los Grammys con un disco precioso hecho en formato rock. Pero a decir verdad nos ha faltado el interés de las disqueras por nuestros trabajos. Quizás apuestan demasiado a la música tradicional después del triunfo de Buena Vista Social Club, pero el rock nuestro es un hecho.

Fíjate que en la Enciclopedia Libre Universal en Español el grupo Viento Solar aparece con la siguiente inscripción: "La banda más antológica del rock cubano que enmarca un paradigma dentro de las lides del rock en toda Hispanoamérica".

Y se alaba no sólo la calidad sino la tozudez de la banda, para seguir en la obra a pesar de "un destino desdeñoso".

-¿Y vuelve la tozudez cubana?

-Es un regalo del cielo.
 

La guitarra eléctrica en Cuba

En nuestro país la guitarra eléctrica ha sido y es el instrumento que entre algunos músicos aparece como algo nuevo e irrelevante y para otros como algo apetecido y anhelado, para todos nunca superará en sonido ni en belleza a la guitarra morisca, pero para todos sí consta, por el tiempo trascurrido en su desenlace creativo, que es la guitarra del futuro.

Generalizada es la opinión de que la guitarra común es de origen oriental, y su invención de trascendencia remota dicen que se introdujo en Europa por el estrecho de Gibraltar a través de los árabes, de aquí su denominación de Morisca o Latina aparecida en manuscritos antes de la época renacentista.

Grandes metamorfosis sufrió dicha guitarra sobre todo en Europa durante toda la Edad Media aunque siempre regresó a su modelo original, esos cambios conllevaron mejorías en su diseño, fabricación y en materiales de construcción desdeñando formas caprichosas de innovadores en su largo peregrinaje geográfico y temporal.

Al llegar al siglo XX encontramos aquella guitarra Morisca ahora llamada Española con la misma forma de la original y con el mismo patrón de afinación.  A finales del mismo siglo se fabricó en todas las latitudes del planeta.

Descendientes de esta guitarra se señalan ejemplos como la del tres cubano, el ukelele, el laúd, el charango, el banjo, entre otros y también  formas monstruosas como el guitarrón mexicano.

Nada había revolucionado tanto la guitarra ni en forma ni en sonido, hasta el año de 1930 en que los innovadores del siglo XX se estaban introduciendo en la nueva esfera de los sistemas de inducción eléctrica.  En ese momento, la invención del teléfono, para citar ejemplo, ya estaba madura, sesenta años hacía desde que había salido a la luz (1876).  Las personas se comunicaban, ya no importaban ni hora, ni distancia. Sin embargo, a pesar de esto y de otras inventivas no menos sofisticadas, cuando se miraba y escuchaba una orquesta, por lo general, la guitarra no aparecía y si existía, los directores y demás músicos tenían que hacer grandes esfuerzos y tocar bien bajito para que el sonido de este instrumento se oyese, utilizándose capitalmente solo como instrumento único o en otra medida acompañándose por otros instrumentos acústicos como el violín, la viola, el acordeón y percutivos como la pandereta y /o las castañuelas.¡Qué clase de aparataje y preocupación para un director de orquesta!, donde primaban los vientos metales, cuando el arreglo conllevaba una guitarra…

Llegó 1936 y con él  la primera guitarra eléctrica; con la misma forma de una guitarra española, producida en serie, aunque limitadamente por Gibson y bautizada como la ES 150, con micrófono (Pick up) hecho por el guitarrista de jazz Charlie Christian, que conllevó, además controles  para tono y volumen, puente ajustable y con anchura de caja de 161,4 centímetros, o sea, todo lo necesario para un guitarrista de jazz. Cuatro años después de 1940 salió el mismo modelo, pero con una anchura de caja de 17 centímetros y algunas innovaciones en su micrófono; sin embargo, la forma de la guitarra española seguía prevaleciendo.

En 1941 Lester William Polfus (LES PAUL) había creado la primera guitarra eléctrica de cuerpo macizo (solid-body) la que año tras año durante una década perfeccionó hasta que a principios de los años 50 comercializó bajo el sello Gibson.

En 1949, Gibson acoge el modelo ES 175 fabricado por Ted McCarty con el primer cambio en su estructura, lo que se llamó Cutaway. Esta fue la primera guitarra en su género que marcó una atractiva apariencia para la comercialización dentro de los jóvenes de la época; pero solo no era esto, producto de la innovación en su cuerpo o caja permitía a los guitarristas llegar más cómodamente a notas más agudas. Además de ese cambio revolucionador, se agregó un nuevo micrófono (Pick up), el P-40 primero en su tipo con tornillos elevadores que ajustaban la sonoridad cuerda por cuerda.

Luego, en 1953 Gibson introduce al mercado con el mismo cuerpo Cutaway  la ES 175D guitarra de dos micrófonos P-90 (el P-40 mejorado). Esta guitarra  en 1957 sale al mercado con una nueva invención, la de los micrófonos de doble núcleo o humbucking los que no han sido mejorados técnicamente hasta  la fecha.

Otro innovador Leo Fender venía haciendo pruebas en equipos electrónicos y guitarras desde finales de los años 40 hasta que en 1951 introdujo en el mercado la Fender Broadcaster  más tarde suplantando su nombre por el de Telecaster, luego Fender introdujo en 1954 con gran aceptación entre la guitarra audiencia la Stratocaster  de tres micrófonos, con llave de cinco posiciones para ordenar el cierre y apertura de cada uno de los micrófonos y sus combinaciones, introduciendo además la innovación de la palanca de tremolo manual en el puente trasero lo que prácticamente enloqueció a los guitarristas de nueva manufactura.

A nuestro país la guitarra eléctrica llega a finales de los años 40. Desempolvando recuerdos tenemos al Dr. Isidro Pérez (Isito) a mediados de los 40 adaptándole a su guitarra Ephiphone un micrófono (Pick-up) D ‘Armond. Isidro era un verdadero amante de la música y sobre todo del jazz  la que intercalaba muy seriamente con sus actividades galenas (Isito llegó a ser un gran arreglista, ya establecido a mediados de los 50 en USA llegó a hacer verdaderos y grandes arreglos para orquestas de jazz y para el cine hollywodense).

A pesar del descollante impulso que sobre los años 50 obtenía la guitarra eléctrica, en nuestro país el mercado guitarrístico estaba concentrado en la guitarra de caja o acústica, y a su fabricación estaban dedicados muchísimos carpinteros artesanales a todo lo largo y ancho de la Isla. De esto tenemos ejemplos en miles de dúos, tríos, cuartetos y pequeñas agrupaciones musicales que desde antaño se han abastecido de instrumentos fabricados nacionalmente. De estos artistas de la construcción podríamos señalar a Antonio del Río, Salvador Iglesias,  Alfonso,  Pablo Quintana, entre otros, verdaderos artistas destacados, algunos de ellos de renombre internacional.

Volviendo a la guitarra eléctrica se destacan como intérpretes de este instrumento en nuestro país en los años 50, Luis Cano, del grupo de rock Hot Rocker  tocando con una Gibson ES 250 y su hermano Pablo Cano guitarrista de los Llopis, con una Gibson Les Paul Custom.

Carlos Emilio compra su primera guitarra Gibson L-7 en el año 1956 a la que adapta un micrófono de contacto para poder tocar dentro de los grupos de rock y jazz band de la época. Poco tiempo después, Carlos adquiere una Fender Music Master  solid-body de un solo micrófono para después incorporar a su amplio arsenal de guitarras una Gibson mod. 335, luego a principio de los 60 adquiere una Gretch Mod.25th.Aniversario. En su larga carrera como guitarrista además de las citadas anteriormente, Carlos ha tocado con guitarras Gibson ES 175 con micrófonos P-90, en este momento utiliza una Ibanez solid-body con circuito activo.

Es justo mencionar que antes del triunfo de la Revolución (1959) la adquisición de la guitarra eléctrica en el país era muy reducida y eran más las compradas por particulares en el exterior  y luego introducidas, que las adquiridas para ofertas al por mayor.

Después de 1960 y con la comercialización nuestra dentro del campo socialista comienza a introducirse al país por primera vez. De la firma Tesla entra al país la STAR, una guitarra solid-body de formato pequeño, de gran belleza y con una pintura todavía envidiada en colores rojo, verde, azul, carmelita y negro (de aquí surgió la idea para los no entendidos en la materia de que la caja de la guitarra eléctrica era de plástico macizo), esta  producía en sus sonidos timbres específicos para tocar go-go y  ye-ye por lo que a los músicos del patio enfrascados en las líneas del jazz y el rock de la época con algunas excepciones, no convenció. Casi a continuación, de la RDA se recibe la Gitona, de aspecto más tosco que la anterior, pero con mejor brazo (distinta escala) y diapasón más largo; sin embargo, fue  muy desgraciada para nuestro consumo, pues al país no entró mucha cantidad y mucho menos variedad. De seguro era una gran guitarra, al igual que la Star era de dos micrófonos, aunque esta última  tenía los micrófonos de una tecnología más avanzada  que la anterior y poseía los timbres más ajustados a guitarras ya de renombre.

A finales de los años 60 el país adquiere la Musima, fabricada en la RDA y, sin duda alguna, la marca proveniente del campo socialista que más convenció y agradó a los guitarristas del país. Entró en sus modelos primarios durante casi una década abarcando la demanda con sus modelos Musima I y II, Musima Elektra de tres micrófonos, Elgita y Elgita de Luxe de dos  micrófonos todas solid-body. También pero en menor prospecto llegan las primeras guitarras bajo Mod. Electra y Elgita  primeros bajos con que los músicos cubanos tropezaban que no fuesen los viejos y ya multiusados Fender Jazz bass y Presicion de los años 50 que pocos y muy contados bajistas poseían.

A la vez de la Musima pero un poco más rezagada nos llega la Jholana de fabricación checoeslovaca, con más variedad de modelos que la anterior como la Star Jholana, la Tornado, la Alexandra de tres micrófonos, casi todas de modelos muy similares al de la  335 de la Gibson. Asimismo, entra un modelo soli-body  similar a la Stratocaster, a la par se recibió la guitarra bajo Jholana de cuerpo parecido al de  las anteriores, estos bajos fueron muy usados por nuestras orquestas de música típica entre los años 60 y 70, también de esta marca, pero en menor escala, nos llegaron una pequeña cantidad de guitarras bajos con un modelo muy parecido al  Rickenbaker.

A mediados de los años 70 entran al país  bajos y guitarras Yamaha y guitarras Ibanez  todas de origen japonés, también sobre esa época llegan guitarras y bajos Urales de fabricación soviética, mientras que a finales de la misma década y hasta principios de los 80 nos llegó el último modelo de la marca Jholana la Tristar.

Los entonces Ministerio de Marina Mercante y Puerto y el Instituto de la Pesca hicieron grandes compras de instrumentos musicales, que conllevaban a la adquisición de instrumentos electrónicos, entre ellos los de guitarras y bajos eléctricos con vista a usarse en actividades artístico-recreativas durante las largas estadías de los buques en alta mar. Una vez que las unidades marítimas producto de su límite de uso eran desmanteladas, estos instrumentos eran sustraídos, llegando en la mayoría de los casos a manos de músicos más ligados a los menesteres de la profesionalidad.

A finales de los 80 sorprende a los  guitarristas  del espacio nacional el Modelo Leadstar  de la Musima de fabricación alemana (RDA) en sus seis modelos. La primera en entrar a nuestro mercado fue la Musima LeadStar y luego los Modelos 1,2,3,4 y 5 guitarras muy parecidas al modelo Stratocaster, sin embargo, ya en los últimos trataban de buscar en su patrón formas más propias, todas estas tenían incorporados tremolos manuales al  puente trasero  similar al viejo sistema conservador de la Fender Strato, pero en el modelo 5  hubo una excepción, esta venía con un sistema de tremolo manual muy parecido al moderno sistema Khaler. Exceptuando alguno de estos seis de la LeadStar que se supone hayan sido de prueba como el 3 y la 4, la Leadstar es una guitarra de muy buena sonoridad  y muy buscada sobre todo por los intérpretes nacionales del Rockmetal producto de sus múltiples timbres, su peso especifico y su gran maniobrabilidad. Excepto el modelo 5 lleno de tecnología lo que merece una mayor atención del guitarrista, todas los demás, sin duda,  son guitarras muy duras y agradecidas.

Cuba ha sido cuna de grandes guitarristas que han logrado derroche de talento con sus guitarras eléctricas, anteriormente hemos hablado de los hermanos Cano y de Carlos Emilio en los años 50. A continuación tendríamos que hablar de los 60 y con la década  de valiosísimos guitarristas como Pablo Menéndez Dean el que introduce en el país las primeras dos guitarras de marca Guild, medias cajas las dos, una de 6 y la otra de 12 cuerdas, Jorge Luis Chicoy guitarrista eléctrico por excelencia el que se inicia con una guitarra Musima Electra tocando música rock con el grupo de rock Los Jets, para luego proseguir con una Fender Telecaster y luego con una Gibson ES 175. Chicoy es hoy en día un verdadero instrumentista  especializado en temas jazzísticos, Dagoberto Pedraja que su inicio lo hace a partir de una guitarra de fabricación nacional, el nombre del que la fabricó según Dago, era Miguel Ángel que hizo una verdadera imitación  de una guitarra D’Armond. Después Dago  se reinició con una Musima Elgita prosiguiendo después con Fender Telecaster y Stratocaster siendo su última adquisición más reciente la de una Gibson les Paul.

Por obligatoriedad histórica tenemos que mentar a Froilan Amezaga o simplemente Froilán, guitarrista que se distinguió desde muy temprano de los años 60 dentro de la corriente del filing, siendo pionero en el arte de acompañar con guitarra eléctrica como solista a diferentes intérpretes (usaba una guitarra Kay de fabricación japonesa), Froilán amén de guitarrista ha sido un gran arreglista y compositor. También a Manuel Galbán el que acompañaba con guitarra eléctrica y prácticamente fue la piedra angular del cuarteto vocal más popular de Cuba (Los Zafiros), era guitarrista por excelencia en los años 60 de guitarra eléctrica. A pesar del tiempo todavía Galbán persiste con el instrumento electrónico.

En nuestro país la guitarra eléctrica ha sido y es el instrumento que entre algunos músicos aparece como algo nuevo e irrelevante y para otros como algo apetecido y anhelado, para todos nunca superará en sonido ni en belleza a la guitarra morisca, pero para todos sí consta, por el tiempo trascurrido en su desenlace creativo, que es la guitarra del futuro. De todas maneras sea así o de cualquier otra forma, la contemplamos, la oímos, nos deleitamos con su enorme variedad de timbres y admiramos a aquellos que obtienen con ella lo que apetecemos, sonido, talento y el orgullo de ser guitarristas.

Treinta Años No Es Nada Con Fariñas Y Viento Solar

En la escena rock cubana Iván Fariñas es uno de los nombres más conocidos a pesar de sus múltiples detractores. En mi criterio, ofrece un ejemplo y una significación personal que hasta hoy supera el alcance de su música.

Su primer acercamiento a la música comenzó a muy temprana edad, cuando integró la agrupación Venatón en 1956. Luego vendrían las bandas Los Halcones en 1961, Cuarteto Negro en 1964 y Quinteto Negro en 1966. En 1967 ingresó a las filas del ejército y allí es uno de los fundadores de la agrupación Los Gafas. Al concluir el servicio militar, Fariñas creó The Musical Power Men, una banda donde maduraron los músicos que formaron, dos años después, las agrupaciones Nueva Generación y Sesiones Ocultas.

 
Yo era niño y el rock todavía no significaba nada en mi vida, pero cuenta Iván Fariñas que la agrupación Viento Solar se fundó en 1975 en una loma colindante con la Avenida de Puentes Grandes, en el barrio habanero del Cerro. La loma ya no existe, pues hace unos años levantaron en el sitio un piezas clásicas de bandas anglófonas. En el repertorio, Fariñas incluyó algunas piezas de intérpretes del metal del momento como el guitarrista Ted Nugent o la agrupación inglesa Black Sabbath. Tres años después, la banda había conquistado la madurez que le permitía volverse hacia sí misma y encontrar un camino propio. Entonces nació la primera composición “Soul in blues”.

Viento Solar mantiene esta pieza aún hoy en el repertorio y sobre la cual Fariñas expresa sin temor a equivocarse “es el primer blues del repertorio propio de una banda cubana que se grabó en nuestro país”. Testimonio de ello fue el Night Club “La Zorra y el Cuervo”, uno de los más célebres en Cuba por su situación en pleno centro de La Rampa. En “La Zorra y el Cuervo” Viento Solar mantuvo una peña sistemática durante el año 1978, siendo una etapa de privilegiada actividad para una banda que ha tenido, en las dos últimas décadas, contadas presentaciones. Baste solo citar que entre el año 2003 y el 2005 Viento Solar no rebasa los diez conciertos, entre otras causas, por la inestabilidad del line-up y la animadversión de la inmensa mayoría de las bandas metaleras del momento a compartir el escenario con Viento Solar.
A partir de la década del ochenta las presentaciones de Viento Solar se hicieron muy escasas. Y luego, con la creación del Patio de María en 1987 y el apoyo de ese espacio al movimiento rock capitalino, contradictoriamente la situación no varió mucho para la banda, al punto de que Iván Fariñas cuestiona el verdadero papel promocional de ese centro en su momento histórico:

“…El Patio de Maria solo sirvió como único baluarte a las bandas propuestas por el mismo que fueron ZEUS, JOCKER y luego GARAJE H, mientras que Viento Solar solo pudo tocar en el sitio dos veces en 16 años, verdaderamente un crimen, y máxime, a sabiendas que era el único reducto destinado al Rock en toda La Habana, y en un momento determinado, único sitio en toda Cuba”. (Revista digital Rock crítico: “Iván Fariñas”, por Gabo Pérez)

La primera mitad de la década del noventa transcurrió para Viento Solar —parafraseando el título de la película bélica: “sin novedad en el frente”. La banda estuvo ausente de todos los festivales de rock que se celebraron en el país, situación que no ha variado mucho aún hoy.

Por ejemplo, sobre los Festivales, y muy especialmente sobre las ediciones que tienen lugar en la provincia pinareña, Fariñas expresa:

“…jamás nos han invitado y creo que no existe ningún pretexto tangible para hacerlo”. (Revista digital Rock crítico: “Iván Fariñas”, por Gabo Pérez)

Sin embargo, en los últimos tiempos la figura de Iván Fariñas ha ido ganando un espacio que le corresponde por derecho histórico, aunque este resulte apenas perceptible en medio de una larga vida artística de desventuras. Prueba de ello es que cuando el músico enumera sus mejores momentos, estos se agrupan prácticamente en los últimos siete años:

Entre las mejores cosas que nos han pasado está nuestro primer CD. “Memorias” de Iván Fariñas donde sale plasmada toda la obra de Viento Solar desde 1988 a 1998, haber compartido escenario con Die Tótem Hosen, haber reiniciado los “Festivales Alamar” en 1999, haber compartido con muchas estrellas nacionales e internacionales durante las fiestas por el comienzo del milenio, escenario que compartimos junto a ORISHAS. Lo que después nos llevo a una gran velada en el Palacio de la Revolución, donde compartimos con personalidades y artistas, y estuvo presente el Comandante Fidel Castro (…) El envio por parte de Manic Street Preacher de un presente, después de su visita a Cuba, que consistió en una guitarra bajo y la cual me fue entregada por el agregado cultural de la embajada Inglesa Mr. Michael White en ceremonia que se consumó con un concierto (…) Peter Frampton… por haber visitado mi casa (Revista digital Rock crítico: “Iván Fariñas”, por Gabo Pérez)

Con un sonido que rememora el espíritu del llamado “rock de garaje”, Viento Solar de desplaza en una dirección opuesta a su corriente generacional. La mayoría de las agrupaciones cubanas fundadas en los años sesenta y setenta que están activas hoy, no han escapado a la filosofía de su momento: vivir del cover. Por otro lado, sus integrantes comparten la misma experiencia generacional. Mientras que Viento Solar ha optado por un repertorio propio, donde Fariñas apuesta por una sonoridad actual en la mayoría de los casos, y aunque la idea de conservar una alineación estable integrada por músicos de experiencia se ha vuelto un sueño para Fariñas, al punto de que ya ni menciona este aspecto cuando habla de sus anhelos, la carencia tampoco le ha detenido, y el intérprete ha optado por trabajar con músicos, que por edad, podrían ser sus hijos.

El sonido del llamado “rock de garaje” que lleva implícito el indomable espíritu de “vivir para el rock al precio que sea necesario” y de “hacer esta música del modo que sea posible”, no está muy lejos del paradigma de un segmento de la comunidad roquera internacional que se identifica más con la actitud que con el hecho musical en sí.

Entonces no se sorprenda usted cuando descubra a través de este artículo que en abril del año 2005 el tema “Viejas canciones”, compuesto por Iván Fariñas, estuvo en el lugar uno en la lista de los más vendidos en el sitio web Latinergy, en cuyo TopArt, también aparecían entre los cien primeros el dúo cubano Angelisa y el cantante Carlos Varela, y donde la banda Viento Solar llegó a situarse entre las diez primeras por algunas semanas.

No me equivoco ni exagero cuando digo que al lado de su figura va su música como una compañera inseparable y consecuente, y es que:

El nombre de Iván Fariñas se escribirá en la historia de la música contemporánea como el más persistente, contumaz creador del Rock and Roll latino. (J. E. Gómez – Página web española www.IndyRock.com).

Me he acercado al mundo subjetivo de un Fariñas que habla con el peso de los años. Obvié el tema de su música y no pretendo redimirla de sus más acérrimos detractores.

En junio del año 2005 Viento Solar cumplió 30 años de fundada, y el mayor tributo está en reconocer que nadie como Fariñas puede recorrer, sin perderse, ese trillo apenas perceptible en el tiempo que ha dejado la historia del rock cubano y que ya se hubiera borrado definitivamente de no ser por unos pocos, y sobre todo, por ese Fariñas de largas greñas canas y barba blanca al descuido, de rostro enjuto, y ojos negros, pequeños y cansados, sin ápice de brillo, como desdeñando el porvenir; ese Fariñas que lleva en su cuerpo el peso de los años y de décadas de batallas quijotescas tratando de consolidar un espacio y un prestigio en la escena rock cubana.
De algún modo, su vida es una metáfora de sobrevivencia: la encarnación de la historia del rock cubano. Una encarnación que es como el inicio de un sueño inevitable aunque no le queramos en nuestro destino.

Hacia el interior de Fariñas

FORNÉS: ¿Qué día naciste, cuál es tu primer recuerdo de infancia y cuando tomaste conciencia de lo que sería el rock en tu vida?

FARIÑAS: Nací el 22 de Junio de 1949 a las 12 del día en la Clínica Modelo del Vedado lo que hoy es el hospital Manuel Fajardo. Tuve conciencia del Rock a partir de mi hermana Leda Astrid que estudiaba High Scholl en Tampa U.S.A y traía, cada tres meses, montones discos de acetato de 45 R.PM y 33 R.P.M de Fats Domino, Guy Mitchel, Al Hibler, The Chordettes, Patti Page, Little Richard, Gene Vincent y por supuesto de Elvis. Tendría yo alrededor de 6 años de edad..ella me lleva 12 años.

FORNÉS: ¿Has tenido algún ejemplo que haya inspirado tu tesón en tu larga carrera artística?

FARIÑAS: Creo que el ejemplo ha venido de mi propia inspiración, mi tesón en mi larga vida lo he tomado de mis sinsabores y de la resistencia que se me ha hecho, quizás si esta hubiese sido menor yo hubiera claudicado. Yo soy de las personas que muero con las botas puestas.

FORNÉS: Me dices que eres un hombre muy pobre y que del rock no obtienes un centavo, sin embargo, le has dedicado tu vida a él. Si te dijera que estás entre las personas más obstinadas de la tierra ¿coincidirías conmigo?

FARIÑAS: No sé si estoy entre estas personas pero a nadie aconsejo imitarme a no ser que se trate de un masoquista. Me divierte cuando me vienen con comentarios de que alguien, o un grupo de personas, me tilda de loco. En una oportunidad estando en la ACDAM, Héctor Téllez, me hizo la pregunta en pleno rostro. Yo miré al piso pensativo y luego de unos segundos de vacilación le contesté que todavía no estaba seguro de eso. Verdaderamente creo que estoy dentro de los seres más estúpidos de la tierra, no por ser obstinado y tenaz, sino por no haber sido oportunista.

FORNÉS: Iván… sé que no se han logrado muchos de tus anhelos en tu carrera artística. ¿Con qué momento compararías esta… con el momento de un sueño o con el de una pesadilla?

FARIÑAS: Te diré primeramente que yo sufro mucho… o para expresarlo mejor muchísimo, y no quisiera que nadie pasara por mis experiencias, yo quisiera hacer conciertos una vez a la semana, o al menos quincenalmente. Esto lo logré hace 20 años y no lo pude mantener por un tiempo prolongado. Ahora bien, sin sueños no existen pesadillas..primero tuve que soñar y luego… solo aquellos que han intervenido para hacer posible mis sufrimientos te pueden hablar acerca de mis pesadillas pues ellos han sido sus protagonistas.

FORNÉS: Hay quienes consideran que tú te has fabricado una imagen y una historia basada en tus canas y no en hechos concretos de frecuencia continua. Quienes piensan así consideran a Viento Solar una agrupación demasiado inestable para concederle el crédito de una carrera de 30 años. ¿Qué podrías decir a estas personas?

FARIÑAS: Yo nunca me he hecho una historia, y en cuanto a la fabricación… los que piensan que VIENTO SOLAR ha sido una agrupación inestable son los que han creado mi propia imagen. Gracias a dios que son una minoría… lo que pasa es que alborotan mucho y las “perretas” que dan en mi contra son tan profundas y tan increíbles que hasta mis oídos llegan. Viento Solar son mis casi 100 obras musicales… son mis lágrimas cada vez que se me niega de una u otra forma el poder manifestarme por medio de mi arte.. son aquellas veces que mis enemigos de profesión me crean barreras para no dejarme llegar a la televisión o en otros sitios para que yo no pueda expresarme junto a mi banda. Viento Solar son los mas de 100 integrantes que han pasado por mi agrupación y que han capitulado como consecuencia de las artimañas de mis enemigos, por la constancia y abnegación de estos para hacernos daño. Ellos no se dan cuenta de que únicamente la muerte podría separarme de mi propia gloria pues ellos mismo la han creado y la están creando.. Contra Viento Solar no solo ha habido falta de apoyo, también han existido agresiones verbales, ofensas e insultos, el local de ensayos ha sido muchas veces agredido y en pleno escenario yo he sido víctima de intentos de agresión… decenas de veces, en los conciertos, hemos sido perjudicados por los encargados del sistema de audio. Sin embargo, yo persisto. ¿Sabes por qué? Pues por que quizás con esto mis enemigos aprendan a ser un poco más humanos.

FORNÉS: ¿Por qué cuando te he entrevistado, a través de algunos comentarios
tuyos, intuyo un solapado y desafiante mensaje al restos de las agrupaciones que dice algo así: "No le teman al abuelo del rock y atrévanse a tocar con él"?

FARIÑAS: El problema es que de las bandas viejas o veteranas en Cuba solo existe la mía… pero si la analizas no es tan veterana pues el promedio de edad, sin incluirme, no pasa de los 20 años, o sea, Viento Solar está entre las tres o cuatro bandas mas noveles de Cuba. Eso crea terror, no solo entre las bandas nacionales, sino también en los medios. La consigna generalizada es no dejes a ese viejo de mierda coger fogueo con su banda pues igual a Viento Solar no hay nadie entre los 6,000 millones de habitantes que hay en el planeta tierra y lo más jodido es que es cubano y con sus 56 años tiene voz y tiene ángel para el público. Ese es el criterio sobre mí. Yo he tenido desde sicólogos analistas hasta “depredadores artísticos” y ellos me plantean que en otro lugar de la tierra, los Slipknot hubieran tenido que comer polvo, pues yo, sin moñitos en mi cabeza, paseo cualquier horizonte y cualquier sonido desde el Rock Clásico hasta el sonido mas moderno y todo lo hago con un estilo muy propio. Es por eso que lanzo al aire eso de… “toquen conmigo” ..Claro sin intrigas y sin manipulaciones. Quizás… si son inteligentes aprenderán a hacer su propio Rock y no las imitaciones veladas, pues con esto no hacen nada por el Rock Cubano.

FORNÉS: Tuviste contactos con el equipo de realización de la película "Havana blues" y con su director Benito Zambrana. ¿Puedes hacerme la anécdota de la visita del equipo a tu casa o prefieres que esta quede en familia?

FARIÑAS: En un momento determinado de mi larga carrera estuvo en mi casa Benito Zambrana, en una visita amistosa, para tomar datos acerca del Rock cubano, recuerdo que miró con detenimiento los muebles rotos de mi juego de sala y la partida de gente joven que me rodeaba que eran mis músicos y staff. Desde luego eso no era lo que el buscaba. Desde muy tempranas horas del día anterior, quien fungía como su asistente, había estado llamando a mi casa para coordinar nuestro encuentro. Cuando Zambrana se encontró conmigo en casa ya había pasado por la Casa Comunal Roberto Brandly, o sea, el Patio de María, y había presenciado a grupos de metal tocando con un buen audio. Cuando Zambrana vino a casa a escucharme, el grupo tocó con muy poco volumen y yo estaba cantando sin micrófono, en un local cuyo espacio era de 3 por 4 metros. Al marcharse Zambrana, me di cuenta al instante que yo no era su elegido. Creo que Zambrana buscaba a un grupo de viejos, acompañando a otro viejo, y una casa llena de muebles en perfecto estado que acompañasen a la vieja leyenda del Rock Cubano… algo como el ejemplo plástico que luego exhibió en su filme. Creo que para eso tendría que ir a casa de Carlos Alfonso, el director de la agrupación Síntesis, pero Alfonso no es rockero, sino un músico multifacético, más afín con lo que buscaba Zambrana metafóricamente en su filme.

FORNÉS: Y hablando de anécdotas… tienes muchas: desde agresiones personales en conciertos por parte de músicos disgustados con tu trabajo como productor hasta el crédito de ser el único intérprete de rock que le ha caído a mordidas a un zapato en el escenario. ¿Lo del zapato hasta dónde es cierto? ¿De todos tus momentos en escena cuál es el más gratificante y cuál el que más se pareció a una pesadilla?

FARIÑAS: Gráficamente te diré ..ya me tenían jodido las anécdotas sobre Alice Cooper, quien había degollado una gallina en el escenario y luego la había tirado al publico, y a partir de entonces, otros y otros y otros habían echo algo o quizás alguna cosa extravagante arriba de un escenario. Aquel día yo quizás quise hacer algo muy cubano y simplemente me comí la mitad de la suela de un zapato o parte de ella. Aquello fue verdaderamente bochornoso para mí pues lo hice fuera de mis cabales, pero realmente creo que funcionó en escena como algo verdaderamente cubano. Eso fue en el teatro Bertolt Brecht una de las veces que se nos dejo tocar. Lo más jodido es que no me explico como pude digerir la suela. En cuanto a las veces que he salido en público… la más gratificante fue una vez en el Night club La Zorra y El Cuervo. Allí se me cayo la uña con que toco mi guitarra y tuve que interrumpir la función. Entonces éramos un trío..recuerdo que cesó la música, los que bailaban empezaron a preguntar que pasaba y yo les conteste que se me había caído la púa… alguien mando a encender las luces del club y pude observar como mas de 20 parejas se agachaban casi al mismo tiempo y se entretenían buscando la púa. Estuvieron en eso más de cinco minutos… lo mas jodido es que yo los observaba a ellos con las manos puestas en mi cintura, aquello me pareció el Show más siniestro de toda mi vida ..hasta que alguien exclamo ¡Mírenla aquí! Me entregaron la púa y automáticamente, en el mismo acorde en que habíamos interrumpido el numero, la banda comenzó a tocar de nuevo y la gente a bailar… fue algo como preparado… como algo editado y visto solo en películas… más nunca me ha vuelto a suceder algo así. A pesadillas… todos los conciertos se han parecido, solo que al final quedan las anécdotas que han terminado por ser sueños… puros sueños.

FORNÉS: El día que ya no estés en la tierra ¿tienes pensado dejar algún epitafio?

FARIÑAS: Sí… uno que diga: “Aquí yace un comemierda”.

FORNÉS: Carlos Gardel dijo que "veinte años no es nada" ¿y treinta en Viento
Solar es algo que agote a Fariñas?
FARIÑAS: Viento Solar no representa 30 años sino 50 pues en esta banda yo he depositado el talento de toda mi vida ¡CREO QUE ES JUSTOTALLER!……….

Publicado Julio del 2005 Revista JAROCK DE CAFÉ. CIUDAD HABANA. CUBA.-

Enciclopedia Musical: Iván Fariñas y su Banda Viento Solar

[ES] Siendo el año de 1975 y durante un brindis un 22 de junio, día de su cumpleaños, Iván funda junto a amigos un nuevo proyecto que luego se llamaría Viento Solar. En su primera alineación se destacaban aparte de Iván, Alberto Alfonso (ex Gatos Negros y ex Primera Generación) en la batería, como cantante Luis Reyes (ex Wats), lugar que luego toma Lázaro Valdez (alias Angeiro, ex Almas Vertiginosas). A mediados del 76 Iván se separa de esa alineación y forma una segunda junto a Miguel Izquierdo guitarra bajo y a Juan Frau Abruñedo a los parches, comenzando a montar un nuevo repertorio con música de The Montrose, Marshall Turtle, Ted Nugent y Canned Head. Se escogieron pocas canciones de muy difícil imitación y su montaje se hizo durante meses en un sótano de la calle Genios e/ San Lazaro y Malecón en Centro Habana , a ese repertorio se le agregaron canciones como Soul in Blue y Kiss Over Kiss de la propia autoría de Iván. Aquello causo gran aceptación en el gusto del publico rockero ganando con esto ser las figuras centrales de la animación del Club La Zorra y El Cuervo, situado en el corazón de La Rampa, durante todo el año de 1977 marchando de allí a principios de 1978 a una gran gira por las provincias orientales donde comparten escenario con figuras como Elena Burke, Benny Vidal y Ricky Orlando, entre otras.

A finales de 1978 de regreso en la capital del país debutan en el reciente reinaugurado cabaret Rumba Palace. Después de un tiempo marchan unos días al Johnny 88, tienen la oportunidad de compartir junto al Fellove y a los Muñequitos de Matanzas, a continuación hacen algunas giras por el interior incluyendo Varadero.

Después de un receso la banda vuelve a aparecer a finales de l981 dedicándose a actuar en todos los centros nocturnos de las playas de oeste capitalino revindicando el rock lento, el limbo rock, el jazz rock e interpretando algunas canciones trovadorescas.

A principios de 1987 se reanima la banda, la que recomienza dando pequeños conciertos y recitales de poca monta, pero esta vez tocando Rock puro, se cuenta entre sus actuaciones mas destacadas los festivales Rock Alamar de 1990,1991,1992; tocándole a la banda cerrar este ultimo año .

Al mismo tiempo la banda empieza a presentarse semanalmente en una peña que llevo su mismo nombre (Viento Solar) casi siempre junto a bandas de prestigio dela capital.

En 1994, Viento Solar firma contrato con la Empresa Artística Adolfo Guzmán y en 1998 firma un contrato fonográfico con el sello EGREM donde graban su CD Memorias con la obra mas destacada del periodo 88/98 disco que fue vendido 2 años en formato de cassette para luego salir a la venta en forma de CD en el año 2000. Toda la vida de Viento Solar se ha destacado por la forma tan disímil de sus presentaciones artísticas, las mas importantes han sido su participación en el John Lennon In Memorian frente a mas de 30,000 personas y en la fiesta naciones como saludo al nuevo milenio donde se presentaron frente a mas de 80,000 personas. No se puede descontar su labor protagonista de revivir los festivales de rock de Alamar que desde el año de 1999 presenta la banda como anfitriona, invitando hasta el momento a más de 60 bandas de rock del país.

Viento Solar se considera así misma como una banda netamente rockera, con personalidad propia, con un estilo caracterizado por lo atípico y de una ancha perspectiva compositiva, apresando dentro de sí un diafragma muy ancho de subgéneros, fusiones, arreglos musicales y colores timbrísticos dentro de sus creaciones, que ha marchado desde el underground de finales de los 70 y la psicodelia hasta el metal de los 90. Esto no en balde ha provocado mucha polémica en los medios rockeros del país, realmente la banda se le puede señalar como algo que marcha con el tiempo y que lucha contra ella misma mutando desde dentro hacia fuera, interpretando lo que crea, un rock alternativo poco definible, o sea como algo distinto que no puede marcar una simetría estable de genero, sin embargo, con un sonido tan propio que la distinguiría de cualquier otra banda en el mundo rockero.

Las alineaciones mas importantes de Viento Solar fueron las de Ivan, Miguel Izquierdo y Juan Frau Abruñedo 1977/1980. La de Iván, Osmany Hernández (bajo) y Frank Marticorena (drum) (ex Venus) 1987/1997. No se puede dejar de mencionar la alineación con que se grabo el CD Memorias, de Iván, Lázaro Martínez (bajo) y Roberto Santana (drum) 1997/1998.

Viento Solar ha obtenido reconocimientos nacionales e internacionales, la banda ha actuado incontables veces en la televisión nacional, en programas musicales, la música de Viento Solar ha sido tema de videos clips ,como también de películas, de ella se han publicado artículos de renombrados periodistas y escritores las que se han publicado en prestigiosas revistas y periódicos nacionales e internacionales. tanto en Cuba, como en Estados Unidos y otros países. La televisión y la prensa plana han hecho mención de la banda. Marcelo UrdiquiI, un prestigioso realizador, dedico parte de su documental Café con Leche a la obra de Iván Fariñas. La banda Viento Solar esta considerada como una de las dos bandas mas veteranas de el país y por supuesto la mas constante estilísticamente de ellas. No en balde a ello en visita echa a Cuba por la superbanda de rock ingles Manic Street Preachers estos señalaron a Iván Fariñas como el abuelo del Rock Cubano.

Viento Solar en el 2005 son: Iván Fariñas, Irving Díaz Sainz, Rodney Cuervo, Maikel Belette y su staff.

Piano di Sorrento

[IT]  “Quién es el ùltimo?” Questo il titolo del primo film di Claudio Celentano, documentarista natìo di Vico Equense e residente in Piano di Sorrento. Domenica 12 Dicembre alle ore 20.00 in Villa Fondi, grazie alla ospitalità dell’Assessore Gianni Iaccarino e del Sindaco Luigi Iaccarino, sarà possibile assistere alla proiezione del film-documentario della durata di circa 30 minuti girato a Cuba nello scorso inverno.

Claudio Celentano , dopo aver frequentato la scuola di cinema a Roma e dopo essersi specializzato in documentario a Napoli, facendo tesoro degli insegnamenti del valente ed affermato documentarista Leonardo Di Costanza, è partito per Cuba lo scorso anno quasi come guidato da un sesto senso che lo incoraggiava a cercare lì lo spunto che avrebbe dato poi vita al suo primo film documentario.

<<Si tratta di un film-documentario autoprodotto – commenta Claudio Celentano – grazie anche alla collaborazione di due carissimi amici, Emilio Calabrese ,collega di scuola di cinema che ha girato con me parte delle riprese, e Stefania Ponti ,che si è occupata del montaggio. Le scene sono state girate in 2 mesi, mentre per il montaggio di mesi ne sono occorsi 3. Il film è interamente in lingua cubana sottotitolato in italiano. Sento questo film molto mio in tutti i sensi… forse perché è anche in parte un po’ autobiografico. Rivedo molto di me nel protagonista!>>

Com’è nato questo film?

<<Qualche anno fa andai a Cuba per un viaggio di piacere. Una sera, per puro caso, fui incuriosito da una musica rock che proveniva dall’altro lato della strada su cui affacciava la finestra della mia stanza ; deciso a scoprire che cosa fossero quei suoni scesi di corsa in strada e ,seguendo l’esempio di tanti ragazzi, scavalcai anch’io un cancello al di là del quale sentivo la musica diventare più forte.Mi ritrovai così nel bel mezzo di un concerto rock di una band giovanile. L’energia che quei ragazzi sprigionavano suonando i loro strumenti m’invase e mi scosse profondamente. Non avevo mai sentito nulla di simile! Dopo quell’esperienza capii che in realtà non è che poi il cineme m’interessasse più tanto; mi affascinava molto di più il cinema reale,il documentario! Fu così che tornai a Cuba lo scorso anno, inizialmente con l’intento di svolgere una sorta d’indagine sul genere rock. Cercando su internet ogni genere d’informazione che avesse potuto essermi d’aiuto, trovai anche qualcosa su Ivan Farinas soprannominato “el abuelo del rock” (il nonno del rock). Dopo avergli inviato una mail volli incontrarlo. Non appena lo conobbi mi resi conto che tutta la storia che avevo pensato fino ad allora non aveva più senso…la mia storia era lui!>>

Perché un documentario?

<<Le parole sono molto spesso fonte di malintesi, ecco perché ,per soddisfare il mio bisogno di comunicazione, preferisco ricorrere alla capacità comunicativa delle immagini che sono dirette ed immediate. Certo, produrre un documentario oggi ,nella realtà attuale in cui si tende con forza a nascondere sempre la verità ,in un’Italia omertosa in cui la sostanza delle cose è continuamente oscurata,schiacciata, e ridotta a macerie sotto il peso greve della forma, è cosa ben difficile, oltre ad essere sicuramente poco redditizia. Ma la mia cuiosità, la mia passione, la mia voglia di comunicare e invogliare le persone a riflettere un po’ più a fondo sulle cose, mi spingono a documentare la realtà e se, nonostante la paura di non essere compreso, riuscirò a risvegliare la coscienza intorpidita anche di una sola persona, allora credo che il mio lavoro sarà valso a qualcosa!>>

Perché questo titolo?cosa vuol dire?

<<E’ un intercalare! A Cuba, quando ci si mette in fila per prendere il bus, si usa molto spesso questa frase per domandare “Chi è l’ultimo”? (ovviamente della fila che è quasi sempre chilometrica!). Ho voluto soltanto giocare con questo intercalare! Il film ,come ho accennato prima, racconta la storia di Ivan Farinas, promotore del rock a Cuba negli anni ’60, periodo in cui era addirittura vietato possedere dei dischi di quel genere musicale. “Remando contro corrente” con ostinazione fino ad oggi ha prodotto un paio di dischi pubblicati dallo Sato. E’ pura musica rock la sua, genere musicale che non capita quasi mai di ascoltare da quelle parti. Cuba infatti è famosa in tutto il mondo per tante cose , soprattutto per le sue musiche caratteristiche, ma non certo per il genere rock! Eppure lui oggi che ha 52 anni continua a suonare con la stessa grinta di sempre e sicuramente con molta più passione dei ragazzi ,alcuni appena diciottenni, che attualmente suonano con lui.>>

Il rocker cubano cosa ne pensa del film che lo vede protagonista?Lo ha già visto?

<<Lui è entusiasta del film ed onorato di esserene il protagonista! Per il momento ancora non ho avuto modo di farglielo vedere,ma conto di andarlo a trovare al più presto. Piano di Sorrento è il paese in cui esordirò , in segno di ringraziamento a tutti quelli che da sempre mi hanno incoraggiato e sostenuto nella realizzazione di questo progetto. C’è la possibilità ,inoltre, che il film il prossimo anno venga presentato all’Avana. Se ciò dovesse accadere spero vivamente che una tale pubblicità possa servire ad aiutare Ivan Farinas a risollevarsi dalla condizione economica disagiata in cui versa attualmente, magari anche favorendo il suo ritorno all’interno dell’ “Officina Musicale” dell’ Avana, da cui è stato estromesso in realtà per far spazio a neogruppi emergenti. Chiamare “casa” quella in cui vive è un eufemismo!…il corridoio funge da sala prove e gli strumenti da lui utilizzati sono danneggiati o reciclati e alcuni sono il regalo di qualche band di passaggio in segno di affetto e stima.>>

Qual’ è il messaggio?

<< “Se credi con tutto te stesso in quello che fai affronti ogni difficoltà, ti scontri anche contro tutto e tutti, ma sostieni le tue idee ostinatamente senza mollare” .E’ questo il messaggio del film! E’ questo Ivan Farinas! Nonostante le difficoltà economiche, dato il mestiere poco redditizio, e la nuova ondata di giovani rocker molto più aggiornati e competitivi di lui, imperterrito porterà avanti la propria ambizione: mai rinuncerà a fare rock!>>

Allora, è un eroe Ivan Farina oppure non lo è?

<<Sarà il pubblico a decidere>> risponde Claudio Celentano.

“Chi è l’ultimo?” Sarà Ivan Farinas ad essere l’ultimo dei rockers cubani? non lo sappiamo!…almeno per ora!…Non ci resta che andare a vedere il film, augurando al nostro cineasta, con un sincero “in bocca al lupo!”, che questo esordio possa rappresentare solo l’inizio di una lunga e soddisfacente carriera

Festival Rocks Cuba

[EN]  Thirty Cuban rock bands meet at a national rock festival in Havana from June 23 to 26. In a press conference at the National Union of Artists and Writers of Cuba (UNEAC), Cuban veteran rock musicians Carlos Carnero, Ivan Farinas and Luis Manuel Molina, organizers of the event, agreed that "the event will be the seed for a rock event such as those in Rio de Janeiro, Glastonbury, or Esparrago."

Prensa Latina – Thirty Cuban rock bands meet at a national rock festival in Havana from June 23 to 26.

In a press conference at the National Union of Artists and Writers of Cuba (UNEAC), Cuban veteran rock musicians Carlos Carnero, Ivan Farinas and Luis Manuel Molina, organizers of the event, agreed that "the event will be the seed for a rock event such as those in Rio de Janeiro, Glastonbury, or Esparrago."

The Cuban musicians said they hope it will grow into a "mega-festival", just as those did in Brazil, the UK, and Spain respectively. "Cuban rock, almost unknown outside of the national borders, is the best in Latin America," said Carlos Carnero, former drummer of Cuban group "Los Kent" (The Kent), an emblematic rock group from Havana.

Ivan Farinas, known as "The Grandfather of Cuban Rock", endorsed Carnero´s opinion, and said: "we have one of the best musical styles in the world, emanating from influences such as Elvis Presley, Chuck Berry and others, but done in our own way."

The Havana Rock Festival will include a varied range of rock groups like Anima Mundi (symphony rock), Hipnosis (New Metal), Agonizer (Metal-Gothic), Wena Onda (pop-rock), guitarist Jorge Luis Chicoy (Jazz-Rock), and Chlover (Jazz-Metal) among others.

The sponsor of the event is the Benny More Provincial Center for Music, and the venue will be the famous Salon Rosado (Pink Hall) in La Tropical, where renowned Cuban artists such as Benny More, Chapottin, Irakere, Los Van Van and Orquesta Aragon have also performed.

The Havana Rock Festival has raised the expectations of rock musicians and fans, as rock has gained understanding and followers throughout the country.

John Lennon’s statue, and performances in recent months of artists and groups such as British keyboardist Rick Wakeman, Manic Street Preachers (Ireland), and US group Audioslave in Cuba, are exponents of that "new approach" of Cuban audiences to rock music and rock musicians.

http://www.prensa-latina.org/